En Sáhara Occidental sobreviven en las cavernas y rocas del desierto las huellas de grupos humanos que habitaron el Desierto antes del Islam. Nada más vivo que el desierto.