Hace 50 años se pudo tomar decisiones que detuvieran el calentamiento global. Ya no tenemos tiempo.

La embarcación es la metáfora que está mostrando una hora de acuerdo a las manecillas del reloj, tiempo que nos queda para aportar en la detención de la desaparición de los glaciares.